11111111111111 Mensaje para nuestros niños « Feducación

Mensaje para nuestros niños

Escrito por: Ulrich Harlan

Queridos niños:

El mundo que han experimentado desde que nacieron es bastante complejo 157_orientacion para niñosy más aún, cada uno de nosotros somos entidades bien complicadas, por lo cual para avanzar en este mundo a nivel espiritual y poder realizar la esencia de la vida, uno tiene que esforzarse mucho, ser una persona muy completa.

En este mundo existen ideales naturales, muy razonables que uno puede entender por sentido común y que uno debería aceptar e incorporar a la vida para tener una buena orientación. Ahora que estás llegando a la edad de 10, 12, 14, 18 años el panorama del mundo cambia, cada día tienes que asimilar más cosas y dejar cosas en el pasado, como algunos muñecos, juguetes y juegos infantiles, que anteriormente eran el eje de tu preocupación. Es algo característico, lo de ayer a uno le parece insignificante y lo de la mañana o lo de hoy le parece lo más excitante, lo más importante del planeta.

El fenómeno donde el pensamiento del pasado es olvidado y el pensamiento del momento nos cautiva totalmente, es natural y se llama evolución del pensamiento, evolución de la actuación y la más importante de todas las evoluciones es la evolución espiritual mediante la cual uno comprende la pregunta esencial: “¿Quién soy yo?”.

A medida que creces te das cuenta que no eres el cuerpo de 5, de 20, ni de 50, ni de 70 años. Descubres que no somos el cuerpo material, que somos más que carne y hueso, en realidad somos el ser consciente que está dentro de este cuerpo, somos el individuo, el ser que piensa, siente y desea, pero lo que siento, pienso y deseo posiblemente está solamente enfocado en el cuerpo material.

Cualquier elemento externo que te ofrezcan y que sea causa de daño, es exactamente lo que no necesitas para tu vida; la vida espiritual en cambio, te ofrece una vida de perfección que es de tal característica que te permite sentir bien con lo que eres, con lo que tienes, valorando cada oportunidad para servir a otros y ser feliz. No serás feliz por tener más bienes materiales, por cambiar de apariencia física con un nuevo corte de pelo o por comprar la ropa más cara de un diseñador de lujo.