Formar más que informar

Por: Aurelio Fernández

Para tratar este tema tan importante como lo es la educación debemos primero entender qué es educar, cuál es el significado de la palabra educación, y debemos definir qué o a quién vamos a educar.

La Real Academia Española define la palabra educación con los siguientes cinco puntos:

1. tr. Dirigir, encaminar, doctrinar.
2. tr. Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, etc. Educar la inteligencia, la voluntad.
3. tr. Desarrollar las fuerzas físicas por medio del ejercicio, haciéndolas más aptas para su fin.
4. tr. Perfeccionar o afinar los sentidos. Educar el gusto, el oído.
5. tr. Enseñar los buenos usos de urbanidad y cortesía.

En el significado etimológico se dice que la palabra educar viene del latín ducere que se traduce como guiar o encaminar. Se dice también que viene de ex ducere, que significa extraer lo mejor de cada uno, o de educare, que significa alimentar o nutrir de conocimiento al alumno.

En todas estas definiciones de lo que es educar, o de lo que es la educación, vemos que ella está más relacionada con lo que sería la formación del alumno que con limitarlo a un bombardeo de información.  Por ello Feducación se preocupa más de la formación que de la información.

Por otro lado, en realidad, nada bueno vamos a conseguir si la información cae en manos mal preparadas. Veremos que la mala formación nos conduce a la mala información, y eso es lo que sucede hoy en día, donde al alumno se le informa que provenimos de un proceso evolutivo, que descendemos del mono, sin darle importancia ni a la conciencia ni a los valores superiores del ser. La educación está demasiado deshumanizada, cada día más inclinada a las supuestas ciencias exactas, apuntando más a prepararnos para la explotación de la naturaleza y del mismo hombre contra el hombre, que para crear una sociedad basada en la paz y en la armonía, lo que a simple vista debería aspirar toda cultura real.

Al echar un vistazo a los objetivos que el hombre de ciencia se ha trazado vemos que más bien se ha alejado del propósito que pensaba lograr. Por ejemplo, la palabra psicología significa ‘el estudio del alma’, pero la psicología se ha detenido en el análisis de la mente, olvidando del todo la presencia del alma; filosofía significa ‘amigo de la sabiduría’, pero no vemos que los filósofos busquen esa Verdad Absoluta, sino más bien los vemos perderse en un sin número de elucubraciones e incluso a muchos de ellos negando que exista esa Verdad; se supone que los ingenieros y economistas deberían tener ingenio para mejorar las condiciones de vida de la sociedad, pero vemos más bien que nuestro hábitat actual deja mucho que desear, y así mismo, lo que debería ser realmente educar, es decir, extraer lo mejor de cada uno para ponerlo al servicio del bien universal, no se cumple, y la educación actual más bien masifica en lugar de desarrollar en cada uno su capacidad individual.

De esta manera, en Feducación vamos a buscar cuáles son las cualidades del niño o del joven, cuáles son sus inclinaciones naturales y por ahí será orientado para ayudarlo en su crecimiento como persona. Se le enseñará, por ejemplo, a ver a las plantas y animales como hermanos, no como seres mecánicos de los que podemos disponer a nuestro gusto y gana. Se les enseñará sobre La Madre Naturaleza o Madre Tierra. Se les enseñará el aprecio y el respeto por todo lo creado, pues, como en el mismo Génesis se dice, Dios halló que cuanto había creado era bueno, por lo que se debe respetar. Se les enseñará sobre las culturas originarias, sobre el aporte profundo y sensible que nos tienen para compartir, cómo ellos han sabido sobrevivir por miles de años manteniendo sus tradiciones y costumbres, y sin dañar el medio ambiente. Se les enseñará lo que dejaron también antiguos pensadores del Occidente, filósofos como Séneca, Marco Aurelio, Pitágoras, Plotino, Sócrates, y muchos otros que en sus iluminaciones concordaron con la antigua sabiduría universal escrituras espirituales. En lugar de sembrar la duda y de presentar meras especulaciones metafísicas que en nada ayudan en la vida diaria ni en la salud social, se les entregarán valores de pensadores que descollaron en el bien.

Compartir