11111111111111 Educadores Conscientes « Feducación

Educadores Conscientes

La educación es la entrada de cada ser al mundo civilizado, y todos dependemos del valor moral y de la comprensión que tuvieron nuestros educadores y nuestros padres para con nosotros. La instrucción tanto para profesores como para padres de familia es que no deben asumir la responsabilidad de volverse madre, padre o profesor si no están dispuestos a entregar el mensaje trascendental a sus dependientes.

Adicionalmente, para la Educación Espiritual y para poder aceptar una enseñanza autorizada se debe agradecer el hecho de tener un Maestro Guía que desde siempre vive en el corazón de cada uno de nosotros. Él se manifiesta a través de la voz interna (o del sentido común la mayoría de las veces). Procediendo con la paz interna en nuestra búsqueda de luz y claridad, y teniendo como meta un horizonte trascendental podremos liberarnos de los dogmas y sistemas educativos desviados por los intereses mezquinos de los así llamados educadores.

La mal llamada educación sólo enseña a la juventud a gozar del cuerpo material, de los sentidos, y a pensar que el yo verdadero es este cuerpo de carne y huesos. Esta educación que nos quiere convencer que nacimos para consumir y producir cosas materiales, se vuelve un peligro para la verdadera evolución del individuo como Ser Espiritual. La educación tiene que dar una clara orientación sobre nuestra relación con este cuerpo material constituido por el cuerpo burdo y el cuerpo astral; el cual es sutil y está formado por la mente, inteligencia y ego falso.

Además, se debe tener información acerca de nuestra verdadera identidad interna, de nuestra relación tanto con la Madre Naturaleza como con nuestro Creador; y del resto del entorno que viene hacia nosotros en la forma de exámenes y pruebas continuas de la vida. La verdadera educación tiene que prepararnos para nuestro último examen: la muerte, en donde todos tenemos que dejar este cuerpo de elementos burdos.

En la Educación Trascendental nos llama la atención sobre la gran responsabilidad de cumplir con nuestros deberes en este mundo, y volvernos seres humanos de primera calidad; es decir, Educadores Conscientes de la sociedad, de esta manera:

– Los Educadores Conscientes acuden a la Sabiduría para iluminarse en todos los aspectos y solucionar las diferentes problemáticas que surgen en este mundo material.
– Los Educadores Conscientes son los bienquerientes incondicionales de sus estudiantes.
– Los Educadores Conscientes entienden que todos dependemos de la misericordia y de la intuición que nuestra sincera búsqueda nos permite tener gracias a la guía interna.
– Los Educadores Conscientes no hacen especulaciones sobre la Verdad.
– Los Educadores Conscientes comprenden la necesidad de una armonía entre los seres; que se manifiesta en una forma naturista, holística y con una alimentación vegetariana.
– Los Educadores Conscientes enseñan los principios y las implicaciones de la Ley del Karma (acción y reacción). Conociendo la conexión entre causa y efecto; ellos deben enseñar a sus dependientes cómo volverse muy cautelosos en todas sus actividades para no cometer acciones que traigan efectos negativos en su futuro.
– Los Educadores Conscientes son humildes y actúan como instrumentos de la Divinidad.

“El rey del conocimiento es aquél que nos da percepción del Yo y que es alegremente ejecutado”.

La educación no es una imposición, los alumnos son educados para descubrir un gozo superior que viene a través de los principios de la liberación o principios regulativos de la libertad.

Los Educadores Conscientes:

– Inspiran a sus alumnos a seguir una vida libre de todo tipo de intoxicaciones.
– Inspiran a sus alumnos a ser fieles a sus votos de renuncia, de celibato o matrimonio sagrado.
– Enseñan a sus alumnos a no ocuparse en juegos de azar.
– Enseñan a sus alumnos a volverse vegetarianos y a consumir sólo alimentos ofrecidos a Dios. Este alimento así ofrecido purifica nuestra Conciencia.
– Enseñan a los hombres y mujeres a complementarse mutuamente sin tener competencias afanadas y desleales.
– Incentivan a los alumnos a volverse grandes estudiantes, grandes profesores y grandes servidores de la Verdad en esta vida.
– Inspiran, por su confianza y trato afectivo hacia los alumnos a refugiarse siempre en una persona espiritualmente avanzada en caso de alguna duda en la vida.