¿Educación secular?

Por: Aurelio Fernández

Secular significa seglar o no religioso.  Se ha implantado una educación secular por un rechazo hacia una religión mal aplicada que imponía normas, que mostraba abusos y que no daba respuestas coherentes con el sentido común y la razón. Aunque en Feducación se reconoce la existencia de Dios y se respeta plenamente la forma en que es entendido en las distintas culturas y en la medida de lo posible se dan a conocer, tampoco se impone necesariamente la idea de un Dios a quienes no la quieran aceptar, pero sí se les pide un respeto y agradecimiento hacia algo superior, como lo es la madre naturaleza o la madre tierra.

El equivocado concepto de considerarnos los dueños y señores de la tierra es sustituido por el hecho de que pertenecemos a ella. No podemos ni debemos estar en contra de la naturaleza sino en armonía con ella. La creación no está en nuestra contra, el universo funciona como un perfecto conjunto donde ocupamos todos un lugar necesario, donde nada sobra ni ha sido dejado al azar. La tendencia a la explotación de los recursos naturales a la que mal apunta la educación de estos días, no es, por supuesto, verdadera educación, constituye más bien una agresión tanto a nuestro propio hábitat como al hombre mismo en particular.

Esta falsa visión de la realidad forma a un hombre invasor y agresivo, que cae en última instancia víctima de su propia competencia, la que está basada en la codicia y la envidia. De esta manera, podemos apreciar que la educación de hoy está en manos de una actitud muy poco agradecida, muy poco caballeresca y muy ‘mal educada’. ¿Qué progreso y bienestar se puede esperar de esto?

El hombre de hoy sufre de explotar y de ser explotado. En ambos casos no puede hallar satisfacción ni paz. Tanto los educadores y educados deberían desempeñar sus labores en un ambiente de alegría y de amistad, pero uno de los mayores males de la época es la pérdida de autoridad, lo cual es alentado por la actual formación secular.

Compartir